En la problemática de Oriente Medio están entremezcladas varias causas de carácter político, económico, social y religioso, aunque una de las principales causas del conflicto es la cuestión Palestina. Tras la I Guerra Mundial derrocan a la ocupación del Imperio Otomano que pasa a ser gobernado por Reino Unido bajo un mandato de la Sociedad de Naciones. Tanto la Franja de Gaza como Cisjordania pertenecían a la Palestina histórica, que había sido colonizada por el Imperio turco desde el S. XVI y gobernada por Reino Unido tras la I Guerra Mundial.

Tras finalizar la Guerra se le concedió a Gran Bretaña el mandato de la clase "A" sobre Palestina, que se utilizaba con ciertas comunidades que habían pertenecido en otro tiempo al Imperio Otomano. Los problemas se agravaron tras la resolución 181 (II) de la Asamblea General de las Naciones Unidas cuando se llevó a cabo la partición del territorio de Palestina que estaba en manos del Mandato de la administración británica, en dos Estados independientes, uno árabe del 45% y otro judío por  compensaciones históricas que alcanzaba el 55%. Los palestinos rechazaron la ocupación cuando fueron conscientes de que Israel se iba a implantar como Estado dentro del territorio palestino, por lo que se proclamaron en huelga durante 36 meses. Además, la Declaración de Balfour tenía como objetivo crear un Estado independiente para los israelíes bajo el mandato británico.

En diciembre de 1947, tanto los líderes de la comunidad árabe como la palestina, además de los gobiernos de los países fronterizos decidieron establecer una fuerza árabe voluntaria, conocida como Ejército Árabe de Liberación, que se infiltró en Palestina para evitar la creación del Estado de Israel. Aunque estas medidas no fueron suficientes, ya que las fuerzas armadas israelíes contaban con el apoyo de los antiguos grupos paramilitares y guerrilleros hebreos que habían actuado durante la época colonial británica, que además contaban desde el principio con el apoyo militar estadounidense, por lo que disponían de un entrenamiento apropiado, además de un buen equipamiento y armamento moderno. Sin duda, el ejército israelí estaba más preparado y era más numeroso y fuerte que las fuerzas militares árabes con las que se enfrentaron. El Estado israelí consiguió ocupar la mayor parte del territorio de Palestina del Mandato, más allá de los límites previstos para el Estado judío en el Plan de Partición de la resolución 181 (II) de la ONU.

 

En el año 1948, tras la II Guerra Mundial, el Imperio Británico abandonó el dominio del territorio palestino para repartirse con Francia a Palestina, Jordania y Egipto que pasaron a manos de los ingleses e Israel con Siria, Líbano y el Magreb para los franceses. Bajo el mandato inglés expulsaron a la mayor parte de los palestinos que vivían en campos de refugiados. Con la ayuda de los ingleses traen judíos a Palestina y expropian la mayor parte de las tierras del pueblo palestino llegando a expulsar a un millón convirtiéndose en refugiados. Perdieron sus casas, sus tierras  y los nombres árabes originarios para llamarse de otra forma., incluso sus pasaportes palestinos reconocidos desde 1925, ya que éstos dejaron de existir. Los palestinos aparte de perderlo todo, perdieron lo único que les quedaba "su identidad". La mayor parte no pudieron regresar, a pesar de la resolución de la ONU sobre el derecho de retorno, concretamente la 194 que permite a los refugiados regresar a sus hogares o recibir compensaciones económicas.

 Para hacernos una idea del desolador panorama durante y tras la guerra de 1948 donde se destruyeron o despoblaron más de 400 pueblos palestinos, 726.000 árabes tuvieron que abandonar sus casas buscando refugio en países vecinos, mientras que sólo 156.000 habitantes árabes se mantenían en el territorio del autoproclamado Estado hebreo, convirtiéndose en la parte minoritaria de la población que ocupaba solamente el 20%. 

Aunque no fueron los únicos exiliados tras la creación del Estado de Israel, ya que tras la Guerra de los Seis Días de 1967, expulsaron a los palestinos de Jordania en 1970, o la invasión del sur del Líbano por parte de Israel con el objetivo de expulsar a los grupos de guerrilleros palestinos de la región, por lo que la OLP (Organización para la Liberación Palestina) tuvo que exiliarse a Túnez. A partir de entonces comenzó el enfrentamiento armado entre ambos pueblos que ha llenado de odio a ambos países durante los últimos 50 años y dejando atrás cinco guerras abiertas. La sociedad internacional y la ONU han intentado llevar a cabo un proceso de paz para conseguir el fin del Conflicto, pero sin éxito.